Free cursors for MySpace at www.totallyfreecursors.com!
Tratado de la introversión de un extrovertido
jueves, 28 de junio de 2007




Madrid es una ciudad neutra, con tendencia a la agresividad: atascos, prisas,... tiene todo lo que odio de una gran ciudad. Para la gente que, como yo, se ha criado en pequeñas ciudades, Madrid llega a resultar inhóspito.


Hay una cosa de Madrid que me supera. Una vez aposté que si me tumbaba justo en la salida de unas escaleras mecánicas del metro y no me movía, la gente me pasaría por encima, saltándome o pisándome, pero casi ninguno se detendría a preguntarme si estoy bien.


Gané.


Hoy venía paseando y vi a una señora con su barra de pan y su perro, esperando para cruzar uno de los tantos pasos de peatones sin semáforo. Era una señora totalmente normal. Me llamó la atención la correa de su perro, un tanto especial: era un perro lazarillo.


Una vez, en otra ciudad, intenté ayudar a un ciego a cruzar la calle diciéndole que podía cruzar con el semáforo en verde cuando no venían coches. Un desaprensivo casi lo atropella, le llevó el bastón por delante. No lo vi venir.


En esta ocasión me vino inmediatamente esa imagen: yo quería ayudar, pero no sabía cómo. Muchas veces queremos ayudar y, con la excusa de no saber cómo, nos quedamos mirando como vacas al tren. La gente pasaba a su lado, sin más. Todos veían lo que yo veía, pero a veces no hay peor ciego que el que no quiere ver. Bien, pues yo cogí del brazo a la señora, con suavidad pero con firmeza, y sin perdirla permiso para que supiera que me dirigía a ella la dije "¿la ayudo a cruzar?". Fue muy sencillo, el resto, simplemente, ocurrió. Inicié la marcha pasando delante para que los coches se parasen, le dije cuidado con ese bordillo, hay dos vallas de obras y un socavón aquí y allá,... y, la señora, me dijo "muchas gracias, bonito". Viniendo de ella, me llegó. Bonito.


Quizá hoy he conseguido romper una tendencia. Quizá hoy he empezado a aprender del pasado y he dejado de ir abriendo nuevos caminos sin ton ni son. Quizá si me lo pensase menos y me lanzase más, sería más feliz.


Bonito... sí, lo fue.

 
posted by Sam at 6:58 p. m. | 9 comments
viernes, 22 de junio de 2007



Abosulatemente todo.

Estar en el lugar adecuado en el momento preciso podría hacer que conozcas a alguien especial, que consigas un trabajo que de otra forma nunca hubieras obtenido, incluso que no te multen los vigilantes de la zona azul.

Cuestión de probabilidad.

Estar donde no tendrías que haberte encontrado en un momento inapropiado podría convertir en un instante tu vida -o la de otros- en un infierno, o podría ser el inicio de una serie de problemas.

Podría. Es la palabra clave, es la palabra que indica probabilidad, condicionalidad.

Todo es cuestión de suerte, y lo único que podemos hacer es intentar reducir o aumentar la probabilidad de que algo ocurra, según nos interese. Desde luego, a mí me gustaría estar en el lugar adecuado en el momento adecuado por una vez...
 
posted by Sam at 2:40 p. m. | 3 comments
martes, 19 de junio de 2007

Einstein decía que la energía y la masa quedaban relacionadas por una ecuación dependiente de una constante, la velocidad de la luz. Einstein elaboró así la teoría de la relatividad para cuerpos en reposo.

Yo creo que la teoría de la relatividad es relativa, puesto que la constante c de la velocidad de la luz debería de ser sustituida por una interrogación. Sí, sí, una interrogación.

Te preguntarás de qué hablo. No, no quiero dar una clase magistral de física, lo que busco es intentar comprender por qué hago cosas cada día, así de simple.

Llevo un par de años replanteándome toda mi vida, desde la profesional hasta la social. La pregunta clave sería, en similitud a la teoría de Einstein, por qué todo mi cuerpo emplea su energía para conseguir... ¿qué? ¿qué espero conseguir? ¿para qué estoy haciendo estas cosas? ¿veo futuro en ello?

No lo sé. Interrogante.

Tengo un trabajo por el que mucha gente pagaría y, sin embargo, muchas veces pagaría por no tener que hacerlo. Tengo una vida social que siempre ha cumplido mi máxima, pocos y selectos pero recuerdo mi popularidad a los dieciocho años y la echo de menos. Viajo sin parar, conozco mundo (sólo este mes he estado en seis países diferentes) y, cuanto más mundo veo, más añoro mi casa y mis calles, con más fuerza deseo tener a alguien que sepa entender lo que siento, y que pueda compartir conmigo esas visiones únicas.

Interrogante. La incertidumbre es una sensación horrible, porque te da tiempo para pensar en 'y si...'. Y cuando uno comienza a pensar en pasados hipotéticos y probables futuros, mal vamos.
 
posted by Sam at 10:58 a. m. | 4 comments
viernes, 8 de junio de 2007
Todo el mundo necesita creer en algo. Unos lo llaman Dios -tanto si es un dios establecido por una iglesia como un dios inventado por uno mismo-, otros lo llaman suerte, y otros se inventan sus propias definiciones, pero todo ser racional cree en algo.

Conozco a varios ateos, gente que no cree en ningún poder, llámalo si quieres divino, o llámalo superior. Respeto su creencia, pero internamente creo que es un absurdo. Sí, porque en realidad están creyendo algo, produciéndose una paradoja: creen que no creen. Puede sonar retorcido, pero la realidad es que no se puede negar la existencia de un poder superior sin creer en él, porque la negación requiere una existencia positiva como contraprestación. No tiene sentido hablar de algo que no existe, porque al hacerlo provocamos que ese algo pase al plano de lo existente.

Nadie me ha relatado jamás un caso de alguna persona cercana a la muerte que, por muy atea que haya dicho ser en vida, no se haya preguntado qué hay después, no haya dicho ¿y ya está?. Todos creemos que después habrá algo, con diferentes interpretaciones y matices. Es nuestra esperanza, nuestro instinto de conservación. Lo llevamos en nuestros genes.

La fe es el motor del mundo. Si yo no tuviera fe en conseguir algo, no lo intentaría. Alguno dirá que por probar no se pierde nada. Sí, pero al probar admites tu posibilidad, aunque sea infinitesimal, de lograr ese objetivo. "Crees" que puedes lograrlo, ergo tienes fe.

Y no sólo eso, sino que tener fe implica creer en un poder superior, en un "algo" que no podemos controlar racionalmente, que rige nuestros destinos, que nos eleva en las alas de la victoria o nos hunde en los barrizales del fracaso.

Así que ¿hay algo más?

Estoy seguro de que sí, aunque en mi caso es una cuestión de fe.

 
posted by Sam at 6:27 p. m. | 7 comments
lunes, 4 de junio de 2007
Abro la cartelera y miro de arriba a abajo lo que tengo de menú. Uf, paso.

En el último mes he visto como a unos marines guaperas que no se manchan les matan unos engendros nucleares en El Retorno de los Malditos, como un psicópata va matando gente en una película lenta y mala en Zodiac, como un Jim Carrey al que no le pega el cambio de registro iniciado en The Majestic busca una casuística con un número veintitrés que podría ser un veintidós o un veinticuatro.

He visto a una Jennifer López en Juárez compartiendo cartel con un Antonio Banderas al que le daba hasta vergüenza salir en esa película tan cutre, seguro que su muerte a mitad de la película es petición suya a los guionistas. Sí, hablo de Ciudad del Silencio. Por cierto, sale Juanes en videoclip a mitad de la película, tal vez a alguna le interese.

Ni siquiera Johnny Depp en la tercera entrega de los piratas llega a engancharme de verdad, a pesar de que es una gran película, que nunca llegará a obra maestra ni me gustará tanto como las dos primeras entregas. Sin embargo, es lo mejor que he visto en cine este año, salvando los trescientos espartanos recreando la batalla de las Termópilas contra un afeminado Xerxes.

Hace tiempo que no lloro viendo una película, hace tiempo que no me agarro a la butaca del cine, hace tiempo que en mi vida no hay emoción a pesar de que me la juego a diario. Creo que, al igual que al pirata Davy Jones, alguien me ha secuestrado el corazón y lo ha guardado en una caja, y paso mi vida aquí sentado tocando tristes canciones en mi imaginario piano.


Oferta de empleo: se busca un artificiero que sepa prenderle mecha a esto.

Por una vez me gustaría no ser el fuerte en una relación...
 
posted by Sam at 4:59 p. m. | 8 comments