Free cursors for MySpace at www.totallyfreecursors.com!
Tratado de la introversión de un extrovertido
miércoles, 19 de marzo de 2008

Tengo pendiente visitaros, pero perdonarme, me encuentro en una etapa vital diferente y totalmente nueva para mí.

Llevo cinco días totalmente en blanco. No es por falta de ideas, es que se me ha ido toda la fuerza que necesito para golpear las teclas del ordenador. La ira que solía reconducir escribiendo se disipa cada noche como un embalse que abre sus esclusas y la musa, lejos de dejar de inspirarme, me empieza a enajenar hasta el punto de hacerme perder la noción del tiempo y del espacio. No importa cuánto ni dónde, es como si aquel conjunto de trozos de hierro, plástico y cables fuese una burbuja atemporal, donde dentro el tiempo se detiene pero fuera sigue transcurriendo, cruelmente veloz, recordándomelo cada vez que miro mis ojeras ante el espejo.


Y me quedo indefenso como un bebé, exponiéndome por primera vez en mucho tiempo, y también tengo miedo de que me vayan atando hilos invisibles en las manos y en los pies, para acabar convirtiéndome en una marioneta sin personalidad, pero al mismo tiempo creo que al intentar hacer bien me lo estoy haciendo a mí mismo. Esto es desconcertante, cuando menos.

Pero el sol sigue brillando después del amanecer.



 
posted by Sam at 7:56 a. m. | 15 comments
jueves, 13 de marzo de 2008


Hoy amanece un nuevo día, y estoy presente para verlo, en primera fila. Puede ser una señal. Me encantan las señales, y esta es bien llamativa. Tal vez el lunes escriba otra cosa, más conociendo mi sino, pero hoy está amaneciendo y voy a disfrutar de ello.

Que lo sepas.
 
posted by Sam at 11:32 p. m. | 9 comments
domingo, 9 de marzo de 2008

Uno es un miedo racional, el que despiertan en mí por ejemplo las serpientes: sé que algunas son venenosas, otras muerden y emponzoñan, siempre sigilosas, siempre atacando a traición y a la altura del tobillo. Sé cómo se comportan, por lo tanto es un miedo racional, me dan miedo porque sé que pueden dañarme. Como las personas. Una vez, cuando era pequeño, escalando una pared montañosa apoyé la mano en un saliente y estuve a punto de ser mordido por una serpiente. En otra ocasión, diez años después, estaba recogiendo plantas medicinales y una víbora enorme enroscada estuvo a punto de morder a una amiga que venía conmigo; por fortuna la vi a tiempo y evité que la pisara. Viendo la distribución temporal, creo que el siguiente encuentro con una serpiente debería ser... ¡joder, este año!. Me he quedado de piedra, os prometo que no pensaba que éste iba a ser el resultado cuando he empezado a escribir.

Bueno, después de cinco minutos de quedarme pensando, puedo seguir escribiendo.

Luego tengo otro miedo, el irracional. Este es el que de verdad me preocupa, porque es lo que auténticamente me aterroriza. Sólo hay dos cosas que me paralicen: el miedo al fracaso y el miedo a la soledad. El fracaso en un concepto amplio, puede ser un fracaso de algo que me proponga, o fallarle a alguien que me importe, incluso cuando esa persona no le dé mayor importancia. La autoexigencia, somos nuestro peor juez. Y la soledad. Me da igual estar rodeado de miles de personas, la soledad es una sensación interna y yo soy una persona que necesita sentirse lleno por dentro. Me estremece pensar que no encuentre a alguien que me haga sentir comprendido, a pesar de toda mi autosuficiencia e independencia. Sí, vale, puedo ir engañándome actuando sin pensar, creyéndome útil, peleando por causas que se suponen dignas,... pero la realidad es que tal vez no deja de ser una forma de evitar pensar en ello.

Para ser sincero, estoy mentalmente agotado: estos dos miedos, el fracaso y la soledad, me golpean el cerebro constantemente. De acuerdo que me hacen superarme, mejorarme, pero ¿para qué? ¿hasta cuándo? ¿merecerá la pena? Uf, yo que sé. Sólo tengo claro que para vencer mis miedos irracionales tengo que enfrentarme a mis termores racionales, no puedo luchar contra la soledad si no encuentro una persona que no me dañe, creo que tiene algo de sentido.

Todo tiene tanto sentido, y a la vez tan poco... Yo sólo quiero descansar un poco, luego sigo peleando, pero déjame dormir sólo un ratito, sólo cinco minutos...

 
posted by Sam at 9:52 a. m. | 13 comments
viernes, 7 de marzo de 2008

A las 13.30 horas del día de hoy, la vida del ex concejal socialista llegaba a su fin a manos de dos asesinos que se erigían como jueces y verdugos. Su esposa y su hija presenciaron el asesinato. Su propia hija y una amiga de esta prestaron los primeros auxilios a tres disparos a bocajarro, uno en el cuello y dos en el pecho, hasta que llegó la ambulancia. Según testigos presenciales, las dos estaban cubiertas de sangre y le hablaban mientras era llevado a la ambulancia, a lo que él respondía con un movimiento de cabeza, "como diciendo que no".

ETA vuelve a dejar una viuda y dos huérfanas por fanatismo. Disparando por la espalda, como los traidores. A cara descubierta, porque saben que el deficiente sistema judicial español sólo les condenará a un máximo de 30 años de cárcel, reducidos a 10 por diferentes atenuantes, y eso si son cogidos. Un precio demasiado bajo a cambio de satisfacer sus ansias de sangre.

ETA vuelve a matar, pero algunos se han empeñado en no darse cuenta que con los terroristas no se negocia. Ahora, con la sangre de Isaías aún tiñiendo de rojo la calle Navas de Tolosa de Mondragón, se echan las manos a la cabeza. Con el terrorismo no se negocia. Esta fue la razón por la que Rosa Díez abandonó el Partido Socialista Obrero Español, y no por falta de lealtad a sus compañeros (como se ha pregonado desde su directiva), sino porque recuerda las más de dos mil víctimas, con sus familias, que ETA se ha cobrado ya. Que la izquierda abertxale se ha cobrado ya. Que el nazismo (nacionalsocialismo o socialistas nacionalistas) se han llevado por delante en toda España. Porque Otegi no es mejor persona que Hitler.

Un terrorista capaz de una salvajada de este calibre sólo entiende de un lenguaje y merece morir de la misma manera que mata. Y esto lo digo con la cabeza totalmente fría, pero con el corazón en un puño, porque cualquiera de nosotros pudo y puede ser Isaías Carrasco.
 
posted by Sam at 5:49 p. m. | 4 comments
martes, 4 de marzo de 2008

Sólo si tú quieres me pinto las manos,

me amarro los pies y me lanzo al oceano,

dispuesto a ocupar caracolas vacías,

si el aire me falta... respiro poesía.


Sólo si tú quieres me pego a tu lado,

con el pegamento de un beso mojado,

me invento una noche de las atrevidas,

si el aire me falta... respiro tu vida.



Sólo si tú quieres te pinto desnuda,

me sobran papeles, pinceles, pinturas,

tu piel es un mapa que alumbra la luna,

si apagan las luces... te pintaré a oscuras.



Sólo si tú quieres te doy lo que sabes,

mis labios son tuyos, tú tienes la llave,

yo sigo buscando ocasiones dormidas,

si faltan canciones.... te presto las mias.


Déjame decirte amiga

que si tú no estuiveras no respiraría el corazón,

sería una casa vacía,



Déjame decirte amiga,

que si no me quisieras no respiraría esta canción,

ni siquiera existiría.

PD Te lo dije, sólo si tú quieres puedes coger el sol con las manos, y aquí tienes la prueba.

 
posted by Sam at 11:34 p. m. | 8 comments
Aquí me encuentro, esperando paciente a que decidas abrir tu puerta.



No he intentado forzarla, he dejado que marques los pasos, que elijas el tempo, los cómos, los cuándos, los por qués, aunque no fuesen los míos. He respetado tu espacio y tu intimidad, y te he cedido los míos sin condiciones. He seguido las escuetas instrucciones que me has dado. Creo que no me dejo nada.


Ahora empiezo a escuchar la cerradura girar, noto que las bisagras acompañan el movimiento de mi brazo, que la puerta comienza a abrirse.


Lo único que espero es que detrás de esa puerta no me encuentre un nuevo muro. No me he traído el martillo para tirarlo.

 
posted by Sam at 1:07 a. m. | 10 comments