Free cursors for MySpace at www.totallyfreecursors.com!
Tratado de la introversión de un extrovertido
jueves, 4 de enero de 2007
Una vez alguien me dijo que la vida era un 95% rutina y que era necesario saber vivir con eso. He estado cerca de creerle en más de una ocasión, pero siempre me digo a mí mismo que la rutina es mediocridad. Me niego a ser mediocre. No sé si ya te lo había dicho, pero odio la mediocridad, es algo que me supera, y esto incluye a la gente simple, que no es lo mismo que sencilla.

La gente simple es plana e inerte, como una estepa siberiana, mientras que la gente sencilla sabe disfrutar de una buena conversación -aunque esto último no es tan fácil de conseguir-. La gente simple tiene pocas preocupaciones precisamente porque tiene escasas motivaciones, se deja llevar por su rutina, por su mediocridad; sin embargo, la gente sencilla agradece cualquier plan para escapar del tedio diario, como un paseo por la sierra, un lechazo en Segovia, una acampada en la costa,... disfrutan más con una pizza y dos cocacolas que cenando a 50€ el cubierto.

Lo sencillo atrae, porque no tiene mayor ambición que ser feliz, y sabe que la felicidad no la encontrará en toneladas de dinero, ni en grandes fiestas masificadas y despersonalizadas. Alguien simple carece de la personalidad necesaria para apreciar lo sencillo, mientras que alguien sencillo siempre sabrá distinguir un simple de un semejante.

Así que, con lo que te he contado, parece bastante simple ser sencillo, ¿no?
 
posted by Sam at 12:42 p. m. |


0 Comments: