Free cursors for MySpace at www.totallyfreecursors.com!
Tratado de la introversión de un extrovertido
sábado, 8 de julio de 2006

Cuando uno escribe para los demás corre el riesgo de alterar su estilo para adaptarlo a lo que cree que su público espera, quiere o prefiere. En ese momento, la libertad del autor y la originalidad de su estilo se pierden, puesto que queda condicionado de manera hipotética por una readaptación literaria que ni siquiera es solicitada: se busca agradar.

Esto le pasa a muchos escritores, que sacan un buen libro y, de repente, cambian un estilo intimista por otro más comercial. Bueno, pues te confieso que yo también he estado tentado, en ocasiones, a cambiar mi estilo para adaptarlo a la demanda, sin tener en cuenta que la demanda se generó a partir de mi estilo original y que, toda modificación del mismo, no será bien acogida por ti, que eres el que asume el rol de crítica literaria.

Este no es mi primer espacio, llevo varios años publicando aquí y allá, con mayor o menor fortuna. La gente mucha veces me pregunta ¿cómo cuentas tus sentimientos en un lugar que cualquiera puede leer?. Yo estoy cansado de que todos tengamos que ser máquinas: frío acero, impasibles e inagotables. Lo que nos hace humanos son los sentimientos, por eso no reniego de ellos. Si tengo que llorar, lloro. Si un chiste me hace gracia, me río a carcajadas, porque no comprendo por qué debería comedirme si me ha parecido gracioso. Aunque sólo lo haya entendido yo.

Siempre he utilizado un estilo intimista, pero cuando mis anteriores bitácoras comenzaban a volverse en cierta medida famosas y recibía visitas de más de doscientas personas diferentes cada día siempre acababa condicionando mis artículos a lo que suponía que agradaría más por lo que deducía de los comentarios que me iban dejando.

Bien, esto no va a ocurrir aquí, puesto que parto de cero y nadie de mi anterior etapa conoce esta web. Ya te aviso, nunca tengo ánimo de engañarte. Un día te pareceré encantador y, al día siguiente, un animal asocial, pero podrás saber algo seguro, algo que nadie más creo que te garantice, y es que estoy siendo sincero.

Hoy en día eso no es poco, ¿no crees?