Free cursors for MySpace at www.totallyfreecursors.com!
Tratado de la introversión de un extrovertido
domingo, 2 de julio de 2006
... cuando los hombres buenos dejan de actuar; más bien deberían decir que el mal prevalece.

Desde luego una joya la nueva película de Nicolas Cage, "El señor de la guerra". ¿Cómo podemos definir estas casi dos horas de cinta? no lo sé, se encuentra a medio camino entre el documental y la acción, entre el cine político y el drama.

En ocasiones se puede hacer algo lenta, sobre todo para los que -como yo- se esperaban una película de acción. Sin embargo, no me ha desencantado, ni mucho menos, creo que es un argumento fresco en la industria cinematográfica con un Nicolas Cage que sigue siendo la antítesis de Richard Gere y por eso, sólo por eso, sus películas me gustan tanto: no se trata del típico guaperas seductor, sino de una persona corriente que puede interpretar a personas corrientes, lo que incrementa el abanico de personajes que puede asimilar con éxito.

La trama es simple, todo lo simple que puede llegar a ser dadas las circunstancias: una familia exiliada de Ucrania se establece en los USA de los sesenta y malvive, hasta que uno de sus hijos -Cage- decide comenzar un lucrativo negocio de venta de armas, primero como minorista y, luego, al por mayor. Y hasta ahí puedo leer, porque aunque me guste hacer crítica de cine no suelo desvelar argumentos ni finales. Eso sí, lo que algunos ya sabíamos a otros se les hace ver con una enseñanza moral al final de la película.

Y, lo mejor -aunque más bien debería decirte lo peor-, es que está basada en hechos reales. De hecho ahora mismo está ocurriendo en algún lugar del mundo.